El arte nos silencia. Derrumba pacientemente

todo nuestro edificio de creencias

para dejarnos a la intemperie, libres

vitalmente abiertos.

Pienso que el objetivo fundamental del artista

es llegar a ser un médium,

un raro cristal donde la luz se multiplique

en colores que desaceleren el mundo.